ZOON ELEKTRONIKÓN Y CYBERTARIADO

ZOON ELEKTRONIKÓN Y CYBERTARIADO

(A propósito de Computer Shock. Vasconia. Año 2001 (1984) de Federico Krutwig Sagredo)

Vicente Huici Urmeneta Ph.D. (Society For Social Neuroscience- Chicago)

 

1.- INTRODUCCIÓN : KRUTWIG Y LA REVOLUCIÓN CIBERNÉTICA

Computer Shock. Vasconia. Año 2001  fue publicada en  1984. Siendo un libro-resumen de las teorías de Federico  Krutwig, una relectura crítica daría para muchas derivas que aquí se van a obviar, como las relativas a la política, al futuro del País Vasco, o al devenir de la civilización occidental.

Estas páginas  van a pivotar sobre  la atención prestada por Krutwig a la Revolución Cibernética, tal y como se analiza en dicha obra, y particularmente a algunos aspectos de la misma.

Krutwig recibió en su momento  con optimismo las primeras manifestaciones de la Revolución Cibernética. Así, desde su punto de vista, “lo principal que aporta la Cibernética...es una nueva forma de pensar “(Krutwig, 1984, p.123)  y fundamentalmente “el arte de hacer eficaz la acción” (Krutwig, 1984, p.155).

Coherente con sus teorías sobre la evolución de la Humanidad, estimó que esta nueva revolución liberaría a los seres humanos del trabajo mecánico por medio de la robótica: “Se le ha llamado el computer shock, por la inmensa cantidad de trabajo que se podrá realizar en adelante por las computadoras, de suerte que la mano de obra humana pueda ser liberada de los trabajos repetitivos” (Krutwig, 1984, p.129).

Asimismo, debido a su perspectiva elitista , consideró  que la sociedad del futuro se acentuaría verticalmente, siendo necesaria la presencia de dirigentes de alta cualificación  - “una minoría de triophthálmicos que trabajan sobre el ethorkizuna teniendo en cuenta  el joankizuna  , que tienen un carácter profético y que proporcionan semántica, frente a los meros hackers que solo se ocupan de lo sintáctico” (Krutwig, 1984, p.83).

Esta reserva político-social se debe, según el autor, a  que los nuevos  instrumentos   que proporciona la Revolución Cibernética “pueden ser manejados y empleados por personas que no estén a la altura intelectual necesaria, o lo que es peor, que  moralmente no sean responsables” (Krutwig, 1984, p.131).

Asimismo, y en coherencia con su perspectiva ideológica, en la base productiva de esta nueva sociedad  “tras el año 2001, habrá amos de robots, habrá robots y quizá proleto-robots, es decir seres mixtos entre robot y hombre “(Krutwig, 1984, p.346).

Y es esta figura, la del proleto-robot, la que se va a analizar a continuación, pues presenta la novedad de que   se trata de “cuasi hombres de carne y hueso, pero a los que desde jóvenes se les instalará un receptor de ondas que  actúen sobre las partes deseadas del cerebro, de suerte que ellos se conviertan en un paso necesario para el servicio de los auténticos amos de los robots” (Krutwig, 1984, p.277), una figura que en principio parece formar parte de un imaginario de ciencia-ficción, tal y como se ha formalizado en la literatura y el cine ( por ejemplo, en Blade Runner, de Ridley Scott, 1982)

 

2.- LAS TRANSFORMACIONES DURANTE LA REVOLUCIÓN CIBERNÉTICA: EL ZOON ELEKTRONIKÓN.

Desde la fecha de la publicación de Computer Shock. Vasconia. Año 2001, en 1984, la robótica se ha ido implementando según las previsiones, sobre todo en el ámbito industrial, pero también ha sido muy relevante la expansión  de procesos de hibridación social  generados por el desarrollo paralelo del mundo digital.

Así, en 1990,  el CERN -Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire-, ubicado en Suiza,  puso en funcionamiento la primera variante de la World Wide Web (www). Poco después, en 1994,  apareció la comercializadora digital AMAZON que en el 2006 desarrolló AMAZON PRIME. En 1997 se fundó la plataforma audiovisual NETFLIX y el año siguiente el buscador GOOGLE que desarrolló en 2005 YOUTUBE. Por otro lado, ya en el 2004 nació FACEBOOK que en 2012 desarrolló INSTAGRAM    y en dos años (2014) se hizo con  WHATSAPP, siempre en competencia con la mensajería TWITTER (2006). Posteriormente, en 2013  la empresa  ha desarrollado IoT (Internet of Things), y FACEBOOK ha iniciado un proyecto global denominado METAVERSO (2021).

A lo largo de estos quinquenios,  se ha ido perfilando una nueva forma de individualización psico-social que opera fundamentalmente a través de medios electrónicos y que se ha ido generalizando en la vida cotidiana,  en  la educación, en la sanidad,  y también, cómo no, de trabajo.

A esta nueva forma de individualización se la ha denominado zoon elektronikón (Huici, V. -Davila, A. 2016), alterando  convenientemente la definición de ser humano que en su momento formuló Aristóteles ,quien, en el capítulo 2 del libro II (1253a) de su Política, caracterizó al ser humano como un animal social (zoon politikón), vinculado esencialmente a la comunidad.

Este nuevo modelo de individuación  generado por la  dimensión digital de la Revolución Cibernética - el zoon elektronikón - se manifiesta como    un “individuo en red, permanentemente conectado, desubicado espacio-temporalmente, cuyo ámbito de socialidad se vincula a su propia activación en la red, para lo cual no necesita sino una limitada memoria de trabajo” (Huici- Davila, 2016),es decir, como un animal social  en el que el vínculo societario se articularía cada vez más desde dispositivos electrónicos,lo que podría suponer un hito desde el punto de vista socio-biológico.

Como suele ocurrir habitualmente, la normalización de este nuevo modelo de individuación, aprehensible intuitivamente por la mera observación, ha tenido su contrapartida en la codificación de una serie de patologías que muestran un desvío enfermizo respecto de la norma socialmente aceptada, y entre las que destaca  el FOMO (Fear Of Missing Out), o miedo a sentirse fuera de onda o desconectado. Los síntomas de tales patologías son, como cabría esperar: “depresión, ansiedad, insomnio, hipertensión, problemas de concentración, disminución de la capacidad de socialización, e incluso ataques de pánico o episodios psicóticos “(Twenge, 2017, pp. 96-97).

 

3.- EL CYBERTARIADO

Se puede constatar que  el mentado  zoon elektronikón  se ha actualizado en la vertiente laboral  como   un cybertariado (Huws, U. 2001) que, en esta nueva era de la globalización, puede trabajar digitalmente desde cualquier lugar del planeta siempre que tenga cobertura, durante veinticuatro horas a lo largo de los siete días de la semana proponiendo “como posible e, incluso, normal, la idea de trabajar sin pausa, sin límites” (Crary, 2015, p.21),  y llegando a lo que se ha descrito por algunas auditorias como busy seasons, jornadas de doce horas diarias  que acaban sumando casi las ochenta horas semanales ( Sánchez,  2021)

Todo lo cual  parece haber quebrado definitivamente, “la vieja demarcación entre el Trabajo y la Casa “(Craincros 1997, p.234), generando, a su vez, nuevas patologías psicológicas como consecuencia paradójica de la vuelta al trabajo presencial, por ejemplo, durante la pandemia del COVID-19 (Sánchez-Silva, 2021)

En este nuevo ámbito, el “cybertariado” sumaría a la tradicional generación de plusvalía en el mundo comercial, financiero o educativo por el trabajo on line, una contribución productiva bien por el consumo de electricidad que el tele-trabajo supone, bien por  el pago a las compañías suministradoras de hardware y software, bien por la publicidad que se recibe constantemente,  o por las compras de bienes y servicios que se realizan a la par y que se plantean en algunos casos como ineludibles.

En este último aspecto el teletrabajo se habría convertido también en una ocupación por sí misma ya que “no necesitamos tener ocupados a los computadores ya que son ellos quienes nos mantienen ocupados” (Turkle, 2011: 279)

El cybertariado vendría a ser una nueva clase social (Claudio Magris, 2018), como la de los antiguos siervos de la gleba, reservándose los “nuevos señores” el tiempo necesario para la dedicación a sus propios intereses. Se frustraría así la perspectiva de que “con la modificación de los sistemas de producción y el progreso de la automatización sería posible reducir el tiempo de trabajo en beneficio del tiempo libre”.

 

4.- CYBERTARIADO Y PROLETO-ROBOTS.

La perspectiva general que Krutwig tuvo  de la Revolución Cibernética  fue acaso una aplicación de lo que luego se ha venido denominando tecnocracia, en consonancia con la ideología conservadora del fin de las ideologías expuesta en  los años sesenta del siglo XX (Fernández de la Mora, 1971). Y, por otro lado, resulta indudable que su horizonte elitista estuvo en consonancia con lo anterior, bebiendo quizá de las mismas fuentes teóricas.

Pero, en todo caso, a la vista de lo expuesto, se podría considerar que  el cybertariado puede ser una actualización del ámbito del proleto –robot, si bien la perspectiva de hibridación física que planteaba en Computer Shock Vasconia 2001 en 1984 , con la incrustación de un chip en el cerebro - se venido convirtiendo mayormente en la actualidad en una hibridación psico -social por medio de las terminales electrónicas, según ya se  anunciaba en una de las escenas del célebre film de David Fincher (2010), The Social Network: “We lived on farms, and then we lived in cities, and now we´re going to live in the Internet” (Huici, 2017) .

Y teniendo en cuenta que el mismo Krutwig planteaba que , al fin y al cabo , estos nuevos instrumentos cibernéticos- computadoras y robots, ahora también smartfones -  no serían sino prótesis o extensiones de los seres humanos,   convendría  preguntarse, sin eludir las connotaciones ideológicas, eticas ( o incluso sindicales ), si en este  nuevo proceso de hibridación, estas terminales electrónicas son prótesis de los seres humanos, o si los seres humanos no nos estamos convirtiendo en prótesis de esas terminales electrónicas.

Así como si , efectivamente, y según   las últimas previsiones científicas, estamos ya  a punto de entrar en un  mundo no tanto de chips de electrodos implantados en el cerebro – que también en el futuro- , cuanto de “sistemas no invasivos como cascos o diademas electroencefalográficas que no requieren cirugía para implantarse…y podrán venderse en el supermercado”(  Varios, 2022: 10)

 

 

5. REFERENCIAS

Aristóteles. 1986. Política. Madrid, Alianza Editorial.

Cairncros, F. 1997. Death of distance. How the Communications Revolution will change our Lives. Boston, Mass.: Harvard Business School Press.

Crary, J. 2015. 24/7. El capitalismo al asalto del sueño. Barcelona: Ed. Ariel.

Fernández de la Mora, G. 1971. El crepúsculo de las ideologías. Pamplona: Ed. Salvat. [1965]

Fincher,  D. 2010. The Social Network. Columbia- Sony Pictures.

Huici, V. y Davila, A. 2016. “Del Zoon Politikón al Zoon Elektronikón. Una reflexión sobre las condiciones de la socialidad a partir de Aristóteles”. Política y Sociedad, 53: 757-772. Recuperado de: http://revistas.ucm.es/index.php/POSO/article/view/50776

Huici, V. 2017.“Crisis y zoon elektronikón. Reflexiones sobre La red social, de David Fincher”,Revista del Centro de Investigaciones en Estudios Culturales, Educativos, Históricos y Comunicacionales. Universidad Nacional del Litoral. Núm. 11, pp: 217-227. Santa Fe, Argentina.

Huws, U. 2001. “The making of cybertariat?-Virtual work in real world”. Social Register, pp, 1-23.

Krutwig Sagredo, F.1984. Computer Shock Vasconia .Año 2001. Estella.

Sánchez, A. 2021. “Vivir para trabajar” El País, 4/4: recuperado de https://elpais.com/economia/2021-04-04/vivir-para-trabajar-el-bucle-agotador-de-consultoras-grandes-despachos-y-bancos-de-inversion.html

Sánchez-Silva. 2021. “Frustración y depresión al volver a la oficina”. Negocios, 10/10: recuperado de: https://elpais.com/economia/negocios/2021-10-13/frustracion-y-depresion-al-volver-a-la-oficina.html

Scott, R. 1982. Blade Runner.Warner Bros. Pictures.

Turkle, S. 2011. Alone together. Why we expect more from technology and less from each other, Basic Books: New York.

Twenge, J. 2017. iGEN. Simon & Schuster: New York

Varios. 2022. “Hacia una civilización híbrida”. El País 8/11, p.10: recuperado de:https://elpais.com/opinion/2022-01-08/hacia-una-civilizacion-hibrida.html

 

 

 

 

Comments

Popular posts from this blog

HAIKU Y GÉNESIS DE LA CREACIÓN POÉTICA (UNA APROXIMACIÓN INTERDISCIPLINAR)

LA MEMORIA COLECTIVA Y EL TIEMPO por Maurice Halbwachs (Introducción y traducción de V. Huici)