PETER HANDKE : UNA ESCRITURA DE LA DURACION


PETER HANDKE : UNA ESCRITURA DE LA DURACION [1]
Vicente Huici Urmeneta
El escritor austríaco Peter Handke ( Griffen, 1942 ) es autor de una variada obra que se inició con Los avispones , un conjunto de relatos sobre la infancia publicado cuando apenas contaba veinticuatro años. Desde entonces ha sido conocido como autor teatral, narrador , dietarista, reportero,  y también como cineasta, colaborando en varias ocasiones con su amigo Wim Wenders[2].
Por lo general sus textos y sus films rebosan de descripciones espaciales y los personajes que van apareciendo comparten siempre su protagonismo con el de las casas donde viven, los caminos o carreteras por los que transitan y los bares o los cines a los que acuden.
Esta característica ha suscitado un gran interés más allá de los medios estrictamente literarios. Así, algunos han destacado sus conexiones e interrelaciones con pintores contemporáneos como Cézanne, Hopper o Rothko[3] y otros han señalado las influencias de  las concepciones espaciales de filósofos como Heidegger [4].
Curiosamente estas consideraciones particulares sobre los espacios handkianos-- que siempre resultan lugares, umbrales y  rutas -- parecen haber ocultado su atención hacia las descripciones temporales. Sin embargo, la existencia de un Poema a la duración , publicado en 1986,  puede servir de punto de partida para una breve reflexión sobre esta cuestión
En el prólogo a dicho poema, su traductor, Eustaquio Barjau, afirma que la duración de la que habla el autor es sin duda la durée  de Henri Bergson. Además el propio Handke transcribe, al final de su texto, unas palabras del filósofo francés, tomadas de su Introducción a la metafísica  ( 1903 ) : " Ninguna imagen reemplazará la intuición de la duración, pero muchas imágenes diversas, tomadas de órdenes de cosas muy distintas, podrán, por convergencia de su acción, dirigir la conciencia al punto preciso donde se hace palpable una cierta intuición " .
Y, si bien es cierto que,  como dice Borges[5], los artistas, y por lo tanto , también los escritores, reciben las ideas de los filósofos tan sólo como estímulos , se puede plantear si las propuestas de Henri Bergson han resultado estimulantes para Peter Handke a la hora de llevar a cabo la tarea de describir las experiencias temporales.

1.- La duración  de Henri Bergson
Como es  conocido , Henri Bergson ( Paris,1859 - 1941 )  defendió, con progresivas matizaciones, a lo largo de toda su obra[6]  la existencia de un régimen de temporalidad  particular  al que denominó " durée " .
Dicha " durée" o " duración " constituiría la temporalidad aprehendida por el yo íntimo  a través de una intuición y tendría un carácter cualitativo y heterogéneo . La duración sería así " la forma que toma la sucesión de nuestros estados de conciencia cuando nuestro yo se deja vivir, cuando se abstiene de establecer una separación entre el estado presente y los estados anteriores "[7], es decir, cuando percibe lo que siempre se ha llamado tiempo  como indivisible.
Tal forma  de sucesión no implica la absorción total en la sensación o en la idea que pasa ni tampoco el olvido de los estados anteriores, ya que " sin  esta supervivencia  del pasado en el presente, no habría duración, sino solamente instantaneidad "[8]. Para Bergson es suficiente con que recordando estos estados,  no se los juxtaponga al estado actual como un punto a otro punto, sino que se los organice con él, como ocurre cuando recordamos, fundidas por así decirlo en conjunto, las notas de una melodía.
Frente a este régimen fluido de la " duración ", por influencia de la percepción espacial[9], el yo simbólico-social, a través de la inteligencia, concebiría un  " tiempo "  espacializado , de carácter lineal , cuantitativo y homogéneo: " Proyectamos el tiempo en el espacio, expresamos la duración en extensión y la sucesión toma para nosotros la forma de una línea continua o de una cadena cuyas partes se tocan sin penetrarse "[10].
En rigor la " duración " bergsoniana  sería inexpresable e incomunicable, pues su mera exteriorización por medio del lenguaje , operativo fundamental de yo simbólico-social , la anularía convirtiéndola en " tiempo " . No obstante , si se intentara sugerirla, el camino apuntaría hacia  la imagen, útil fundamental de la intuición , frente al concepto, producto de la inteligencia.
La clave de esta vía de acceso es, como se ha visto en la cita incluida en el poema de Handke, la disposición convergente de  multitud de imágenes . Es decir, un sistemático reflexionar en imágenes fuera de toda dinámica conceptual: " Que sea suficiente haber mostrado que nuestra duración puede sernos presentada directamente en una intuición, que puede sernos sugerida por medio de imágenes, pero que no sabría encerrarse en una representación conceptual si se le da a la palabra concepto su sentido propio " [11].

2.- La escritura de Peter Handke.
Una lectura atenta de la obra de Handke evidencia un deseo constante de dar cuenta de regímenes temporales apartados de los tiempos simbólicos o sociales.
En este sentido no es de extrañar que  los relatos handkianos nunca adopten los esquemas convencionales de desarrollo de la novela,  aún y cuando, como en la tetralogía iniciada con Lento regreso  , suscriba un proyecto de " formación " tan habitual en la tradición occidental: los relatos de Handke quieren apartarse de " la protegida conciencia burguesa con su placer en el recuerdo y egocentrismo reminiscente " [12].
Además, Handke se hace eco una y otra vez de personajes como Sorger -- uno de los protagonistas de Lento regreso  -- que " presentía la posibilidad de un esquema completamente distinto para representar los acontecimientos temporales"[13] .
Esta otra posibilidad de representar los acontecimientos temporales implica el abandono del esquema temporal espacializado y supone la puesta en evidencia de una temporalidad heterogénea y cualitativa. Así también Sorger sentía " complacencia en el mero habitar; alegría de aprender, redescubierta; placer de tener un cuerpo: de sus necesidades, incluso sólo de sus actividades " [14].
Dicha representación se realiza fundamentalmente a través  de un léxico de imágenes y no de conceptos. Aquí es también la convergencia de imágenes lo que permite dar cuenta de estos otros regímenes de temporalidad y , a su vez, sugerirlos en el lector o la lectora. Las citas de la obra del Handke a este respecto serían innumerables, pero es suficiente  con echar una ojeada a  La tarde de un escritor  o a cualquiera de los Ensayos  recientemente publicados.
Por lo demás, es el propio Handke quien , a través de sus dietarios, artículos y de la extensa entrevista que mantuvo en 1986 con Hebert Gamper, ha descrito espléndidamente esta tarea.
Así, desarrollando algunos aspectos de su trabajo -- en  un artículo publicado en 1973 con ocasión del premio Büchner -- Handke manifestó que   " al escribir, en cuanto surge, aunque sólo sea el inicio de un concepto, doy un giro ( . . . ) en otra dirección, hacia otro paisaje, en donde aún no haya simplicación y pretensión totalizadora alguna debidas a los conceptos" ya que los éstos " se presentan como la primera dificultad ante la acción de escribir " [15].
Situado en esta a modo de " epojé  " o suspensión conceptual, Handke constata un estado de " reposada atención" , apuntado ya por su maestro Goethe como una de las tareas fundamentales de la vida. Dicho estado implica un cierto enmudecimiento -- tal y como le ocurre al narrador de La tarde de un escritor , que " una vez vivió convencido, durante casi un año, de que había perdido el habla. . . " [16] -- y también  un cierto ensimismamiento.
Tal estado contemplativo no le parece , sin embargo, a Handke, una situación en la que se deba de permanecer , ya que, en su opinión " la mística es el principio del espíritu y , al mismo tiempo, impide su desarrollo ulterior "[17]. Como afirma en Historia de niños  , " tampoco él era capaz de vivir arrobado o absorto, contentándose con la mera contemplación; tenía que convertirse en dueño de sus juicios y para ello, claro está , era preciso volver a la vida activa " [18].
Y volver a la vida activa implica, en su caso, escribir, lo cual  significa, tal y como  se afirma en el Ensayo sobre el jukebox , "  aprehender imágenes con el sentimiento y poner las palabras correspondientes a esas imágenes " [19], teniendo presente que " el sentimiento está en la exactitud de lo narrado, no en la descripción de los sentimientos " [20].

3.- Una escritura de la duración
De la lectura de los textos de Handke y de las  reflexiones sobre sus procedimientos de escritura parece poder deducirse un eco de las concepciones bergsonianas.
En efecto, también Handke se interesa por percepciones de la temporalidad apartadas  del Tiempo abstracto. Igualmente dicho interés le mueve a tender a una aprehensión intuitiva de la realidad, rechazando , a ser posible, cualquier intermediación conceptual. Y, finalmente, también Handke opta, a la hora de escribir, por una escritura  en imágenes, la única escritura que, según Bergson, puede ser capaz de sugerir la duración .
Sin embargo, hay en Handke una actitud notablemente más activa  que en Bergson. Si para Bergson la intuición de la duración implica un cierto apartamiento de la vida social y del lenguaje a fin de lograr la continuidad de la misma, para Handke la tarea de dar cuenta de la duración se confunde con la construcción como tal de la duración. Así si para el filósofo francés, la duración  es algo dado, ocultado y recuperado, para Handke es más bien algo en la medida en que es algo del lenguaje. De un lenguaje de imágenes , como ya se ha apuntado.
En  este aspecto Handke se aproxima más a la interpretación de la duración  de Bachelard para quien " las continuidades de la duración pueden presentarse como caracteres del psiquismo, pero no ( . . . ) podríamos considerar estos caracteres como acabados, como sólidos y constantes" , de modo que " es preciso construirlos " y sostenerlos ", presentándose , al cabo  la duración no " como un dato inmediato, sino como un problema "[21] .
Y este " problema " es , al menos, uno de los  que articulan la tarea de Peter Handke como escritor. Por ello, junto con otras lecturas de su obra, cabe situar a Handke entre quienes desarrollan una escritura de la duración .
                                         -.-

BIBLIOGRAFIA DE PETER HANDKE [ en castellano ]
( Entre paréntesis, año de la edición original )

[ A   ] Los avispones  Ed. Versal, Barcelona,1984 ( 1966 ).
[ AV ] Apéndice de verano a un viaje de invierno  Ed. Alianza, Madrid, 1997 ( 1996 )
[ CB  ] Carta breve para un largo adiós  Ed. Alianza, Madrid,1976 ( 1972).
[ CD  ] Cuando desear todavía era útil   Ed. Tusquets, Barcelona , 1983 (1974).
[ CH ] El chino del dolor  Ed. Alfaguara, Madrid,1988 ( 1983 ).
[ DI  ] Desgracia impeorable  Ed. Alianza, Madrid, 1989 ( 1972 ) .
[ DS  ] La doctrina del Sainte-Victoire  Ed. Alianza, Madrid, 1985 ( 1980 ).
[ EC  ] Ensayo sobre el cansancio   Ed. Alianza, Madrid,1990 ( 1989 ).
[ ED  ] Ensayo sobre el día logrado   Ed. Alianza, Madrid, 1994 ( 1991 ).
[ EJ  ] Ensayo sobre el jukebox  Ed. Alianza, Madrid,1992 ( 1990 ).
[ G   ]  Gaspar. Insultos al público. El pupilo quiere ser tutor.  ( teatro ) Ed. Alianza , Madrid, 1982 ( 1968 ).
[ HL ] Historia del lápiz. Materiales sobre el presente  ( dietario ) Ed. Península, Barcelona, 1991 ( 1982 )
[ HN ] Historia de niños  Ed. Alianza, Madrid, 1986 ( 1981 ).
[ JP  ] El juego de las preguntas   Ed. Alfaguara, Madrid, 1992 ( 1989 ).
[ LA ] La ausencia   Ed. Alianza, Madrid,1993 ( 1987 ).
[ LR  ] Lento regreso  Ed. Alianza, Madrid, 1985 ( 1979 ).
[ MP ] El miedo del portero al penalty  Ed. Alfaguara, Madrid, 1979 ( 1970 ).
[ MS ] El momento de la sensación verdadera   Ed. Alfaguara, Madrid, 1981 ( 1975 ).
[ MZ ] La mujer zurda  Ed. Alianza, Madrid,1986 ( 1976 ).
[ PD ] Poema a la duración   Ed. Lumen, Barcelona, 1991 ( 1986 ).
[ PM ] El peso del mundo  ( dietario ) Ed. Laia, Barcelona,1984 ( 1979 ).
[ PP ] Por los pueblos   Ed. Alianza, Madrid, 1986 ( 1981 ).
[ PY ] Pero yo vivo solamente de los intersticios. Diálogo con Herbert Gamper   Ed. Gedisa, Barcelona, 1990 ( 1987 ).
[ R   ] La repetición    Ed. Alianza, Madrid, 1991 ( 1986 )
[ TE ] La tarde de un escritor   Ed. Alfaguara, Madrid,1990 ( 1987 ).
[ VI ] Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Save, Moravia y Drina  o Justicia para Serbia   Ed. Alianza, Madrid, 1996 ( 1996 ).







[1].- Publicado en biTARTE Revista cuatrimestral de humanidades  , Año 6, San Sebastián ( Spain) , Abril, 1998, pp. 121- 126.
[2].- Cfr. Apéndice bibliográfico.
[3].- Cfr. WITTENBERG, S. " La mirada que pinta. Escritura y pintura en Peter Handke ", in La Balsa de la Medusa,  num. 35, 1995, pp. 21-34.
[4].- Cfr. COMETA, M. " Umbrales del abandono. Espacio, tiempo y paciencia en Heidegger y Peter Handke "   in Debats , num. 55, Marzo de 1996, pp. 54-65 ; y también: PARDO, J. L. Sobre los espacios: pintar, escribir, pensar   Ed. del Serbal, Barcelona, 1991.
[5].- BORGES, J. L. Prologo a  " La rosa profunda ", in Obra Poética ( 1923-1976 )  Alianza Tres/ Emecé Editores, Madrid, 1979, p. 420
[6].- Cf. BERGSON, H. Oeuvres  Presses Universitaires de France, Paris,1959-1991; existe también una antología de sus textos , dirigida por G. Deleuze y traducida al castellano : BERGSON, H. Memoria y vida   Alianza  Editorial, Madrid, 1977.
[7].- BERGSON, H. Essai sur les donnés immediates de la conscience   in Oeuvres,  o.c. p.67 ( tr. V.  H . )
[8].-BERGSON, H. La pensée et le mouvant   in Oeuvres, o.c. p. 1411 ( tr. V. H. )
[9].- Según Bergson, el espacio está concebido por la inteligencia humana  como algo homogéneo y dicha homogeneidad  mueve a realizar distinciones estrictas , a contar y también  a vivir en común y a hablar: " La tendencia en virtud de la cual nos figuramos netamente esta exterioridad de las cosas y esta homogeneidad de su medio es la misma que nos lleva a vivir en común y a hablar " ( BERGSON, H. Essai sur les donnés immediates de la conscience   in Oeuvres,  o.c. p. 91) ( tr. V.  H . ).
[10].- idem supra p. 68 ( tr. V. H. ).
[11].- BERGSON, H. La pensée et le mouvant   in Oeuvres, o.c. p. 1402 ( tr. V. H. ).
[12].- HANDKE, PM, p.94.
[13].- HANDKE, LR, p.19
[14].- HANDKE, LR, pp 51-52.
[15].- HANDKE, CD, p.74.
[16].- HANDKE, TE, p. 9.
[17].- HANDKE, HL, p. 233.
[18].- HANDKE, HN, P. 98.
[19].- HANDKE, EJ, p. 116.
[20].- HANDKE, PM, p.262.
[21].- BACHELARD, G. La dialéctica de la duración   Ed. Villalar, Madrid, 1978,pp. 23 - 2

Comments